viernes, 5 de enero de 2018

Relatar e invadir (I)


En el albor de un nuevo siglo, la mayor potencia planetaria sentenciaba el destino de antiguos aliados, ya incómodos, animada por el influjo promisorio del oro negro.









  Quizás por vocación de trascendencia, la administración Bush tuvo impacto en un mercado editorial que brindó una copiosa bibliografía destinada a la exposición catártica en la sentida indignación por una razón de Estado inconmovible. La industria cinematográfica acompañó la crítica de las relaciones entre Occidente y Oriente Medio en equivalente intensidad y cantidad, con producciones destacables como The manchurian candidate (2004), Syriana (2005), El tigre y la nieve (2005), Leones por corderos (2007), Redacted (2007), En el valle de Elah (2007) o W (2008).

  Es en este contexto donde se inscribe Afganistán-Irak. El imperio empantanado, crónica periodística de Juan Gelman.

Ampliaremos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sarlo, Evita y una mirada dubitativa sobre la violencia política en la Argentina

¿Cuál es el origen de la singularidad política de la personalidad femenina más relevante de la historia de los argentinos? ¿cómo se ori...